Saltar al contenido

Mely Santillán

Soy un buen ejemplo de que siempre se está a tiempo para emprender una actividad tan placentera y enriquecedora como la lectura. Confieso que hasta que terminé mi licenciatura fui la típica alumna que leía por cumplimiento más que por goce. No fui Matilda sumergida en el mundo de la literatura desde temprana edad; sin embargo, cuando llegué a Querétaro, ciudad en donde resido actualmente con mi familia, decidí inscribirme a un taller de escritura para escribir un libro en donde pudiera compartir con personas interesadas en el tema del Mutismo Selectivo (transtorno de ansiedad) de qué trata esta situación que a algunas personas nos es familiar. 

Escribir Extraño tu voz (2017) fue un parteaguas para mi, ya que descubrí a los cuarenta y tres años que la escritura y la lectura son sanadoras y las mejores terapias que he tenido en la vida. Leí Lolita de Vladimir Nabokov y me enamoré de la novela. Ese fue mi libro ancla para iniciarme como devoradora de libros ahora. Humbert, Humbert fue el primero de innumerables personajes que me cautivó y trastocó. A partir de ese momento no he parado de leer y de hablar de libros.

Leo de todo aunque soy fan de la novela, sobre todo la de ficción histórica y también libros de autoayuda que inviten a la búsqueda y crecimiento personal. Inicié mi primer club de lectura presencial (Peregrinas) en casa en enero de 2019. Eramos  seis lectoras incluyéndome a mi.  Quería leer mucho más y pensé que una buena forma de lograr mis metas podía ser leyendo otro libro simultáneamente con un grupo. Hoy, a casi cinco años de emprender aquella aventura y con siete clubes de lectura (dos presenciales y cinco en línea) puedo decir que mi Ikigai o razón de ser que me procura felicidad paralelamente a mi familia, es leer y compartir todo lo que encuentro en el increíble mundo que representa cada libro con los participantes de mis clubes de lectura, cuya mayoría son mujeres.

Mi segundo libro es una novela corta títulada De amarme no me arrepiento. He retomado recientemente la escritura, preparándome paso a pasito porque implica un gran reto personal y vencer miedos.

Me siento muy afortunada de dedicarme a hacer lo que más me gusta. Leer y escribir me permite toda la flexibilidad en espacio, tiempo y compañía alternando cada una de mis lecturas con un buen café y una interesante plática. Mi familia es mi pilar y cielo. Mi formación académica experiencias acumuladas que me han permitido tomar buenas y malas decisiones (Licenciatura en Administración y Finanzas, Especialidad en Finanzas y Maestría en desarrollo y dirección del capital humano en la Universidad Panamericana Campus Bonaterra en Aguascalientes).

Te invito a leer y sumergirte en el increíble mundo de los libros. Nunca es tarde, si puedo ayudarte ya sabes donde encontrarme.

Contacto